Fuimos muy felices al poder volver a abrir nuestras puertas y encontrarnos nuevamente.
 
Nos despedimos de los lugares habitados por los nenes/as de Sala Verde y las Salas Amarillas durante todos estos años, como las salas, el parque, los pasillos y también de sus compañeros, compañeras y docentes.
 
Nuestro Jardín es un espacio de sostén y de cuidado, un lugar dónde ocurre no sólo el aprendizaje curricular, sino también el aprender a convivir, a ser empáticos, a esperar los tiempos de espera, a jugar, a compartir y tantas cosas más.
 
Agradecemos a Jesús y a María por ser nuestra guía y acompañarnos con su luz en cada paso.
 
 


«-Compartir-»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Archivos
IMPORTANTE LEER